Francisco Ameliach: Constitución y tiempo histórico

Constitución y tiempo histórico

Constitución y tiempo histórico

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela es esencialmente antiimperialista y pretende romper con un tiempo histórico estructural, en el cual se sembró durante el siglo XX una cultura de conquista para adecuar a la sociedad venezolana como tributaria a los intereses del imperio estadounidense, formando un significativo contingente de  hombres y mujeres antinacionales y un sistema político de conciliación de élites que gobernó al país bajo la tutela y al servicio de intereses trasnacionales.

Por tal motivo el espíritu, propósito y razón de la Constitución de 1999 es la refundación de la República con base en la doctrina antiimperialista de Simón Bolívar, para garantizar los derechos irrenunciables de la Nación: la independencia, la libertad, la soberanía, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.

Se debe estar conscientes que las formas de dominación imperial después de la II Guerra Mundial se reorientaron principalmente a estrategias de carácter no bélicas, mediante la manipulación de la memoria histórica para crear un imaginario colectivo favorable a su estrategia colonizadora .

En este sentido Allen Dulles, quien fue fundador y director de la CIA durante 8 años (1953 – 1961) devela que: “El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de las ideas las alternativas a nuestro dominio[el de EEUU], mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos.”

Cuando vemos que desde la Asamblea Nacional de Venezuela se promueve una acción militar extranjera contra su país y una guerra no convencional multifactorial con la finalidad de infringir sufrimiento al pueblo para rendirlo; nos damos cuenta de la efectividad de la estrategia estadounidense en algunos sectores de la sociedad que confunden hacer oposición democrática con acciones de traición a la patria.

Por tal razón, el ámbito más importante en las acciones de defensa integral de la Nación es el cultural; debemos romper con un tiempo histórico estructural mediante la descolonización del pensamiento.

Francisco Ameliach Orta

 @AmeliachPSUV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *