Guerra avisada

Guerra avisada

La teoría y la practica de las formas de dominación colonialistas que el imperio estadounidense viene aplicando en el siglo XXI como en el caso de Irak, Libia, Siria, Venezuela y otros países para despojarlos de sus recursos energéticos obedece a un esquema de guerra multifactorial donde  no se descarta ningún escenario, se trabajan todos a la vez.

En este tipo de guerra hay tres escenarios fundamentales donde el imperio estadounidense  conduce operaciones directas o indirectas, militares o no militares, letales o no letales en forma constante y simultanea.

Estos escenarios son: a) asedio económico – financiero para generar desabastecimiento, inflación y descontento en la población acompañado de una campaña de operaciones psicológicas para sembrar desesperanza, atacar la identidad nacional y crear una neurosis colectiva paralizante en los partidarios del gobierno y movilizadora en sus adversarios; b) guerra indirecta, que dirigida desde Estados Unidos  busca quintas columnas que promuevan la fractura de la FANB para lograr un golpe de Estado militar, acción que va acompañada de la organización de grupos paramilitares para ser empleados como fuerzas de choque contra los ciudadanos que se movilicen a favor del gobierno legítimo, la guerra civil; y c) coalición internacional para la guerra gestionando un canal logístico transnacional y de dirección de la guerra bajo el encubrimiento de “intervención humanitaria” para sostener a los grupos paramilitares que hacen la guerra indirecta.

La realidad indica que no han logrado ni lograran cuatro objetivos del escenario de asedio económico – financiero: la desmovilización del Pueblo Bolivariano que apoya al gobierno del Presidente Nicolás Maduro, la movilización de la masa que lo adversa, la fractura de la FANB, y mucho menos la rendición.

¿Qué les queda? Promover el escenario de la guerra indirecta, una guerra civil entre hermanas y hermanos venezolanos para justificar una intervención militar extranjera por parte de una coalición internacional con el objetivo final de adueñarse de nuestras múltiples riquezas naturales.

¿Cómo evitarlo? Subordinando toda forma de lucha política a la paz y soberanía nacional, construyendo la unidad nacional en torno a estos dos principios.

¡La guerra está avisada, evitémosla!

@AmeliachPSUV

Francisco Ameliach Orta

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *