Guaidó agente de guerra estadounidense trae consigo una invasión militar

Guaidó belicista

En 35 días finalizará la Fase Gwaydo

Nos decía el maestro Manuel García Pelayo que la política es un proceso de integración de la sociedad a un proyecto político que se desarrolla en base a relaciones de poder siendo  capaz  de mantener la paz y preservar la soberanía nacional.

Basándonos en este concepto podemos afirmar que la oposición al gobierno del Presidente Nicolás Maduro es apolítica al no presentar al pueblo su proyecto político y al adoptar formas de lucha que alteran la paz y violan los principios de soberanía nacional.

La política existe porque existe siempre la posibilidad de una lucha armada para obtener el poder; por esta razón la misión principal de la política es: instaurar, conservar, garantizar, proteger y defender la paz que constituye el objeto y el fin de la política.

garcia pelayo politica 2

Manuel García Pelayo

Pero advierte García Pelayo…

“por paz no se ha de entender la tolerancia con su quebrantador… ni la sumisión a la violencia, que no es otra cosa que posponer la guerra. Tampoco la esencia de la paz existe en la exclusión de la lucha, sino más bien en su regulación”.

Esa regulación de la lucha política para preservar la paz  está claramente expresada en el articulado de la Constitución Nacional la cual debe orientar en cualquier circunstancia el accionar de los diferentes actores políticos.

Solo basta que un actor o grupo político rompa con la regulación establecida en la Constitución para alterar la paz nacional.

En esta semana la derecha venezolana dirigida por el gobierno estadounidense; actuando de forma apolítica, irracional y violando la Constitución  designó irresponsablemente a Guaidó “presidente encargado de la República”; mostrando como único factor de poder la apátrida amenaza de una invasión militar a territorio venezolano que causaría una guerra de consecuencias impredecibles.

Juan Guaidó es un agente infiltrado.

Guaidó, agente de guerra estadounidense, “autoriza” sin autoridad alguna; el ingreso de buques a aguas venezolanas con supuesta “ayuda humanitaria” la cual es la mascara de una invasión militar.

La FANB y todas las instituciones de la República reconocemos a Nicolás Maduro como Presidente Constitucional. Esta institucionalidad no permitirá la violación de nuestro espacio geográfico soberano.

Es necesaria la unidad nacional, para que la derecha vuelva a la política y evitemos una guerra que busca la destrucción de la Nación.

Francisco Ameliach
@AmeliachPSUV

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *