Periodismo, verdad absoluta y mentira intencional

Periodismo, verdad absoluta y mentira intencional

A finales del siglo XIX surge la rebelión contra el positivismo en su pretensión de establecer verdades absolutas en las ciencias sociales.

El líder de la rebelión , el filosofo  Friedrich Nietzsche sentenció en pocas palabras: “no hay hechos, sólo interpretaciones”, se podría decir más bien en nuestro tiempo, que un mismo hecho admite diferentes interpretaciones.

Ante la interrogante sobre ¿Qué es la verdad? Nietzsche respondió: la verdad es una interpretación  que logra consenso en un espacio y tiempo determinado, “la verdad es una conquista del poder”.

Nietzsche impacta el pensamiento filosófico del siglo XX; es así como filósofos de la talla de Martin Heidegger, publica  en 1927  El ser y el tiempo, obra en la cual  desarrolla  su teoría de la interpretación que evoluciona en Hans-Georg Gadamer,  padre de la filosofía hermenéutica o filosofía de la interpretación.

Para estos filósofos los seres humanos no somos imparciales en el proceso de interpretación, debido a que nuestra  conciencia histórica tiene un efecto determinante; es decir: nuestras creencias, valores, principios, conocimientos, tradiciones y experiencias   adquiridas durante toda nuestra existencia  nos conducirán por el proceso interpretativo para adoptar la interpretación que menos nos incomode.

Heidegger plantea además, que el ser humano tiene la tendencia de no asumir su propia interpretación al verse absorbido por  la imposición de la interpretación que esté de “moda” y que genere su mayor aceptación en el grupo social con el cual se relaciona.

En base a la teoría de la interpretación o filosofía hermenéutica podemos llegar a la conclusión que la verdad absoluta no existe, pero la mentira intencional si; es decir: cuando un individuo acepta como verdad una interpretación en base a los efectos de su conciencia histórica, pero cambia esa interpretación por otra, impulsado por el interés de obtener cualquier beneficio, ese individuo habrá construido una mentira intencional.

En la actualidad,  un segmento importante de las y los  periodistas  asume la “moda” de ser instrumento para imponer interpretaciones de grupos de poder, sin importar que contradigan su conciencia; mienten intencionalmente.

Felicitaciones a los periodistas libres, los que comunican sus propias interpretaciones.

@AmeliachPSUV

Francisco Ameliach Orta


Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *