Fin del engaño (III)

Fin del engaño (III)

En 1983, en la Academia Militar de Venezuela, analizábamos con detenimiento la campaña electoral de Jaime Lusinchi, en la cual hacía críticas al sistema político implementado en Venezuela desde 1958, por haber renegado a un segundo plano las demandas sociales y por los niveles de corrupción alcanzados por el aparato burocrático del Estado.  Ante tales argumentos la principal promesa electoral de Jaime Lusinchi fue gobernar con prioridad hacia los sectores más necesitados de la población, mediante lo que llamó “El Pacto Social” y realizar una profunda reforma del Estado.

El Presidente Lusinchi culminó su mandato y no hubo ni pacto social ni reforma del Estado; lo que hubo fue un pacto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que fue anunciado 24 días después de culminar su mandato, lo cual hace ver que el pacto ya se estaba tramitando en su gestión de gobierno.

Carlos Andrés Pérez había sido electo Presidente en diciembre de 1988 y tomó posesión del cargo el 2 de febrero de 1989, pero la desigual distribución de la renta petrolera y la aplicación de un proyecto neoliberal pactado con el FMI, que representaba mayores sacrificios para la población sin haberle consultado por ninguna vía, causaron la rebelión popular 25 días después de su investidura como Presidente de la República.

En el marco de estas circunstancias se produce una rebelión popular que inició un tiempo coyuntural en nuestra historia que conduce a las rebeliones militares de 1992 y la posterior elección de 1998 donde Hugo Chávez es electo Presidente de la República, marcando el fin del sistema político de conciliación de élites tutelado y al servicio de los intereses de Estados Unidos, conocido como Pacto de Punto Fijo que gobernó el país durante cuarenta años.

La principal promesa de Chávez fue activar el poder constituyente originario del pueblo para la elaboración de una nueva Carta Magna con el propósito de refundar la República. Chávez cumplió su promesa y con la aprobación de la Constitución de 1999, se inició una etapa de transición entre la democracia representativa y la democracia participativa, donde los factores que conformaban el sistema político de conciliación de élites tutelado y al servicio de los intereses de Estados Unidos, se niegan a aceptar la regla de la mayoría.

 @AmeliachPSUV

Francisco Ameliach Orta


Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *